Nueva dieta vegetariana en el marco de mi lucha contra el acúfeno

5 comentarios

Como les dije, ayer empecé un nuevo ciclo del tratamiento que llevo con la homeópata.  Es decir, seré vegetariano durante tres meses.

Ello implica que al conjunto de medicamentos que ya tomo, aconsejados por la literatura, a motu proprio, sumo ahora los indicados por la dieta.  En resumen, estos son: 

  • FO-41 Drenaje linfático:  para la estimular la circulación linfática, catarros, bronquios, tracto urinario, funciones hepáticas, metabolismo, rinitis, etc.
  • FO-71 Oídos:  dolores de oído, afecciones que migran de un oído a otro, otitis media, inflamación, ruidos en el oído, otorrea, flujo espeso.
  • Colloidal minerals:  77 minerales extraídos de plantas.
  • Herbalife, bebida nutricional:  proveedor de proteínas, carbohidratos, 12 vitaminas, minerales, antioxidantes.  La bebida está hecha a base de la proteína natural de soya.

La dieta en sí, su mecánica, es la que sigue, colocándola aquí con el propósito de compartir y, como dije, ayudar si es posible (entre paréntesis, colocaré lo que ya tomo, coordinándolo con lo nuevo):

Desayuno, 8:30 AM (no tomar ni comer nada media hora antes de las comidas, sólo dos horas después de ellas (jugos o yogurt).  Las comidas deben separarse cinco horas entre sí, mínimo.  No mezclar frutas o jugos con los vegetales de las comidas, comer despacio, masticar bastante.  Si se pasa la hora de la comida o no hay tranquilidad, no comer.  Ni comer ni tomar alimentos ni muy fríos ni muy calientes.  Las infusiones se preparan en ollas de acero, de cristal o de porcelana, y la hierba se añade durante 20 minutos al final, en el reposo del agua hervida): 

  • Higiene intestinal:  semillas de linaza con 3 ciruelas pasas, previamente remojadas en 1 taza de agua durante la noche.  Tomar el líquido y comer las ciruelas, junto con las semillas.
  • Con la higiene anterior, tomar 30 gotas de Colloidal Minerals.
  • (Rutina de mis ejercicios faciales y respiración yogui.  Masajes al borde del occipital, punticuntura)
  • Masaje vitalizador:  con un cepillo de cabo largo se masajea la piel desde el cuello, pasando por el tronco, cubriendo las extremidades, hasta la planta del pie.  Luego regresar, pero con masajes, hasta el cuello.  Objetivo:  eliminar células muertas del cuerpo y activar la circulación.  3 ó 4 minutos.
  • Ducha caliente durante 3 minutos y luego ducha fría, medio minuto.
  • 15 gotas de FO-71 Oídos, media hora antes del desayuno
  • Desayuno vegetariano (aprovecho a tomar lo que ya tomo, el zinc):  8:30 AM
  • Inmediatamente después del desayuno tomar el Herbalife (y el Septilin)
  • A la hora, tomar el FO-41 Drenaje linfático, 15 gotas.
  • (Tomar Cardo lechozo, magnesio, Ginkgo Biloba, flores de Bach, aceite de hígado de bacalao)

Almuerzo, 1:30 PM:

  • Media hora antes del almuerzo, tomar el FO-71 Oídos
  • Almuerzo vegetariano
  • Inmediatamente, el Herbalife ( y el Septilin)
  • A la hora, el FO-41 Drenaje linfático.

Cena (tres horas antes de dormir, 8:30 a 9:00 PM)

  • Media hora antes de la cena, tomar el FO-71 Oídos
  • Cena vegetariana
  • Inmediatamente, el Herbalife ( y el Septilin)
  • A la hora, el FO-41 Drenaje linfático.

Noche:

  • Enema:  1 ½ litro de agua hervida con 3 sobres de manzanilla, adoptando tres posiciones (cuadrúpeda de rodillas y de ambos laterales) de 2 minutos cada una, mientras se aspira y expira profundamente.
  • Baño de tronco:  meterse en una ponchera de agua fría hasta la cintura, brazos y piernas fuera del contacto con el agua.  Frotarse el vientre del ombligo hacia abajo con un paño.  20 minutos.
  • Baño de pies caliente con hojas de ruda (Ruta graveolens)
  • Tomar Oligo-neuro antes de dormir, una cucharada.

Todo esto en procura de salud, que, como se comprenderá, no está demás.  Pero, principalmente, todo esto con la esperanza de coadyuvar a erradicar el acúfeno.  La homeópata calculó que luego de la dieta vegetariana y los medicamentos mi acúfeno debería empezar a ceder, tal vez en unos tres meses.  Tal es la esperanza.  En cualquier caso, cediera o no, acojo el tratamiento como una vía de procurarle salud y limpieza del organismo.  Como dice el dicho, “No hay mal que por bien no venga”:   en la busca de cura para mi acúfeno, doto a mi cuerpo de salud en general.

Según las instrucciones, habrá crisis curativas, mismas que no tendrían que perturbar la continuidad del tratamiento.

A continuación, una imagen del nuevo arsenal (la cosa se complica ¿eh?):

100_0441

Anuncios

Mi sesión de masaje, apagón en Caracas y acúfeno tolerable

Comentarios desactivados en Mi sesión de masaje, apagón en Caracas y acúfeno tolerable

Ayer, mi amigos, fui donde la terapeuta y me aplique mis masajes Ceragem, técnica de basamento oriental de la que he estado hablando en los últimos días.  A decir verdad, llevo tres sesiones y es muy prematuro hablar de resultados.  Naturalmente, mi preocupación es el acúfeno, pero no todo lo que uno se aplique no estará orientado específicamente a liquidar el acúfeno de un sopetón; lógicamente, si consiguiéramos algo que lo liquidase de un sopetón, no estaríamos dando tantos rodeos ni escribiendo tantos reportes experimentales o gamelotes.

Como dije, se trata de lograr un estado de salud general, si es posible tal que el único problemilla que nos aqueje sea el acúfeno.  De forma que se comprenda que el acúfeno no tenga una causalidad más allá de algunas células ciliadas estropeadas o o de un caracol o cóclea averiado.  Me refiero a otros probables orígenes, como en la nariz, la dieta y sus alergógenos, los grasos en la sangre y su incidencia en la pequeña vena que irriga al oído, presión de nervios en la espalda, ambiente con ruidos fuertes, cigarrillos, alcohol, estrés y tantas otras presunciones.

Como si la idea fuera la que proclama la medicina holista:  un cuerpo sano se cura solo.

Así, recurrir a diferentes terapias con tal objetivo es de lo más válido, incluyendo a las llamadas terapias sutiles, como la aromaterapia, flores de Bach (me ha ayudado un montón), meditación, Reiki, sanación pránica, homeopatía, que buscan armonizar las energías, crear un marco saludablemente equilibrado en el organismo y precipitar de modo natural la sanación.

Constituya una terapia sutil o densa (terapias que “Buscan la prevención y tratamiento de trastornos orgánicos y funcionales del organismo”), específicamente biomecánica,* como el masaje y la quiropraxia, mi terapia Ceragem tendrá un efecto sin duda armonizador, periférico, no tan central como para aspirar a eliminar el tinnitus de una, pero sí coadyuvante a la salud generalizada, eliminadora de probables causas de acúfeno con localización física.

En la tarde, después del consultorio, me fui a la calle y rodé como hasta las siete de la noche por la ciudad, disfrutando del enmascaramiento de mi ruido mientras conducía.  Hacia la hora pico de ayer, Caracas se transformó en un despelote a causa de un apagón eléctrico, paralizándose el metro y quedándose sin luz Montalbán, un sector que pude verificar in situ.  Y yo andaba por allí, ayudando a los pobres mortales a llegar a su casa después de salir de sus trabajos.

Me acosté algo más temprano de lo corriente (11:30 PM) y tuve un buen sueño.

 

Notas:

*  Véase el ilustrador artículo “Medicina holística” [en línea].  En drazamiralopez.com. – [Pantalla final]. – [S.F.]. – http://www.drazamiralopez.com/index.php?option=com_content&view=article&id=83&Itemid=40. – [Consulta: 25 ago 2011]

Algo de la técnica Ceragem, en boga: probando…, probando…

Comentarios desactivados en Algo de la técnica Ceragem, en boga: probando…, probando…

Sin novedad hasta hoy que reporto.  Nada ha cambiado:  ni la rutina vital, ni el ruido, ni mi confortable (afortunadamente hasta ahora) tolerancia al acúfeno.

El día de ayer, lunes, me di una vuelta por la ciudad en carro.   Estuve como hasta las 8:30 pm.  Temprano, retomé mis mascarillas de arcillas, olvidadas desde el viernes. Reporto buen sueño.

Sigo explorando sobre lo último que incorporé a mis tratamientos (rituales de sanación):  La técnica Ceragem, que así descubro se llama lo que me aplica la terapeuta nueva que conocí y tratamiento del que hablo en mi reporte anterior, Luz infrarroja y masaje con piedra jade para mi espalda.

Para más precisión, en vez de “luz” debiera ser “calor”, calor infrarrojo.  En fin, el masaje o técnica lleva el nombre “Ceragem” por el de la empresa fabricante, que promete en la práctica calar nociones de la medicina tradicional oriental en sus clientes, tales como el de una espalda recta y saludable, el flujo Qi energético (Tao) y la circulación limpia y libre de la sangre, principios estos de salud.

Es una invención coreana que combina un efecto quiropráctico al intentar con el equipo alinear la espina dorsal, principios de la medicina tradicional oriental como la acupuntura a través de la acupresión que ejercen los rodillos en la espalda, calor terapéutico, la presencia de las piedras de jade y los rayos infrarrojos (éste último detalle no es oriental, sino agregado tecnológico de nuestra era).  El éxito al parecer ha sido tal que la empresa no se ha salvado de restricciones de venta en los EEUU, donde se le acusa de fraude, de ofrecer lo que no cumple, de llamar “camas milagrosas” a un equipo que alivia y no cura, de vender desaforadamente a los ingenuos sus mentiras.

Pero la susodicha empresa tiene sus defensas, y son los mismos usuarios de su producto.  Vea, por ejemplo, la refutación que hizo una gran cantidad de usuarios a quien se atrevió a denigrar de la “invención”:  “Ceragem, ¿un fraude?” o “Ceragem desconocen demanda vs camas”.  Es para reírse.  Al parecer mucha gente se ha aliviado y ello, en casos de mucho sufrimiento, podemos decir, es de efecto milagroso.  Hay que estar en el pellejo de quien sufre para entender el dolor y para medir el valor de un alivio.  Esta nota, “QUE ES CERAGEM”, explica brévemente sobre las nociones médicas orientales implicadas en el artefacto; esta otra, “¿Camas milagrosas que curan?  Camillas Masajeadores Ceragem”, una visión bastante general del producto y con mucho humor.

Al parecer, lo que más se le critica es la especie de rituales (velas y cánticos) con que se acompaña el uso gratuito de la cama (el uso gratuito es la técnica de venta de la empresa).

Yo tengo que contar algo al respecto.  Sucede que frente a mi casa, en un comercio, se hacen colas de personas enfermas para utilizar la “invención”, las mencionadas camas, desde las 5:30 am.  Yo no sabía que se trataba de tales camas hasta que, por otro lado, lejos de la proximidad de mi hogar, lo descubrí con mi nueva amiga la terapeuta.  Es la misma técnica, aunque no el mismo equipo.  Los de las colas de gentes frente a mi casa son equipos-camas; el que yo uso es portátil, como un rodillo.

Ando en eso, cumpliendo mis tratamientos, ensayando, siempre conciente de sus efectos placebos y de los reales efectos de las curas, amén, no está demás decirlo, pendiente de no pecar de ingenuo en esta vida-selva de ovejas y lobos, donde no sabemos cuándo estamos cumpliendo uno de esos roles.

Luz infrarroja y masaje con piedra jade para mi espalda

1 comentario

I

Otro buen fin de semana, con una novedad.  Resumo.

El viernes estuve ahí-ahí con mi acúfeno, algo sentido en la mañana mientras escribía y leía.  Aunque debo confesar que fue ─digamos─ una pequeña crisis de momento, superada sin percances hasta hoy.  Como he dicho, por más fuerte que se sea, el pitido permanente en algún momento te hace claudicar y liberar la química indeseada de las emociones pésimas.

Hice vida en el computador como hasta la 1:00, cuando me fui hacia la novedad que les anuncié.  Conocí a una terapeuta holística en el consultorio de mi odontólogo y decidí explorar mejorías con ella.  Ofrece masajes energéticos, basados en la técnica de la acupresión o en la técnica que recrea la estimulación de los puntos que trabaja la acupuntura, pero sin agujas, lógicamente, a fuerza de dedos y manos.

Posee, además, un aparato de masaje compuesto por calor, piedras de jade y luz de neón, básicamente para aplicar en la espalda, con emisión de luz infrarroja y con procura de efectos quiroprácticos.  Es decir, con el propósito de enderezar la columna vertebral, fortalecerla y estimular las terminaciones nerviosas que circunscriben a la médula espinal.  Para mi caso, persona con tinnitus, tiene una especial importancia, puesto que yo buscaba hace un tiempo el servicio de un osteópata, pensando siempre en la probabilidad de que mis músculos o huesos lumbares pudieran tener alguna incidencia en mi acúfeno al presionar algún nervio periférico o al emitir algún efecto de contractura.

Ella no es osteópata, pero su máquina me atrajo y decidí someterme a la sesión de veintiún masajes que me ofreció en tratamiento.  Como advierte la introducción al uso de esta técnica, “Hay que tener claro que esta técnica de relajación no sana enfermedades ya diagnosticadas, sino que ayuda a sobrellevarlas aportando una mejor calidad de vida”, no me sorprendí, dado que tal pareciera ser el lema de cualquier tratamiento que usted imagine contra el acúfeno.

Sin embargo, busco atacar zonas periféricas, y periféricas mejorías.  Es decir, procura al menos mejoría si es que el acúfeno no tuviese cura a ciencia cierta.  La técnica con jade y su energía infrarroja es relajante, correctora de la posición oseo-muscular dorsal, estimulante de la función nerviosa, entre muchos más efectos.  Su efecto antiestrés es para mi suficiente debido a que, en una persona con mi afección, el control del sistema límbico (de donde se disparan las emociones que pueden alterar el sistema nervioso central) es fundamental.

Alivio es lo que busco, mientras llega la cura.  La técnica también promete fortaleza del sistema inmunológico con su efecto estimulante a través de la luz infrarroja y calor de luz de neón.  Los siguientes puntos me persuadieron de su uso:

  • Estimula el sistema inmunológico
  • Elimina el estrés
  • Dilatación y mejora de la circulación sanguínea
  • Propiedades antiiflamatorias
  • Disminuye los ácidos grados depositados en las arterias

Por supuesto, me gustaría que dijera “elimina el acúfeno”, pero ya he comentado al respecto.

II

La tarde del mismo día tuve la intención de salir a pasear mi carro montando transeúntes que paguen por ello (je, je, me río de mi manera de denominar el taxismo, que me apasiona, que me brinda la oportunidad de examinar a mi gusto la ciudad).  Pero no me fue de los mejor, llovió tormentosamente y me vi obligado a detenerme.  Aproveché para hacer de mecánico y le cambié el aceite y filtro del motor al carro.  Debo acotar que durante este lapso de tiempo, con el murmullo de la lluvia y el ajetreo del trabajo, fui feliz, no oí al don tinnitus y la pasé de lo mejor. Quise quedarme siempre así.

El sábado ni leí ni escribí una letra y me dediqué a llevar al terminal de pasajeros a mi esposa e hija que salían de viaje, a cargar la batería emocional con sus parientes.  Estará ausente durante una semana. Trabajé en la tarde.

El domingo me lancé un rato al mercado de Quinta Crespo a buscar hierbas y frutas, ruleteé el carro durante la tarde y luego me fui un rato a leer.  El sueño ha sido bueno hasta hoy.

Volvió el sueño y la fuerza para afrontar

Comentarios desactivados en Volvió el sueño y la fuerza para afrontar

Como lo sospeché, ayer dormí de maravilla.  Me acosté, cerré los ojos y caí cual roca al vacío.  Como lunes que fue, no hubo actividades extraordinarias y todo se redujo a escribir en la mañana, ponerme la mascarilla de arcilla al mediodía, hacer yoga en la noche, leer un rato en la plaza y preparar (más temprano) alguna esencia aromática y, finalmente, ir a la cama, con un cansancio proporcional a un día sosegado.

Mi presunción de que dormiría satisfactoriamente estribó en que ayer lunes no hice nada de aquello que me sobreestimula o excita, como conducir bajo el inclemente sol y la loca ciudad, caminar por los hormigueantes centros comerciales, cosa que sí hice el sábado y el domingo, días de insomnio. Lo de los olores y esencias durante la preparación de algún compuesto, lo hice más temprano.

Ayer desayuné arepa y requesón, almorcé arroz, pollo y plátano, y cené un shawarma bien entrada la noche (12:00 AM).  La familia salió de lunes cinéfilo, a aprovechar la rebaja de precios en las entradas; de ahí que yo cenare tarde.

Continúo con la aromaterapia, y debo decir al respecto que la esencia que utilizo para dormir realmente adormece, realmente prepara el ambiento para tirarse a la cama. Ayer, antes de dormir, con sueño, temía no pudiese dormir, repitiendo la historia del sábado y el domingo, cuando el concierto para acúfenos en sol mayor no me dejó conciliar con la luna.  Esta visto que para dormir no basta con tener sueño.  Es posible acostarse con sueño, pero de ahí a abandonar la vigilia y caer entre la bruma de la inconsciencia, es un paso que se le complica a muchos.  Afortunadamente mi problema remitió y ahora me encuentro saludable dando fe de mi sonora historia.

En la tarde me matriculé para unos estudios de masajes energéticos en la escuela de acupuntura Nei-Jing, en San Pedro.  Es un curso que tiene en común con los estudios de acupuntura la lectura de un libro de amplio grosor llamado Tratado de sanación en el arte del soplo (José Luis Padilla), que próximamente estaré leyendo.  En esencia, el curso de masaje se basa en el conocimiento y tradición milenarios chinos, fundamento de las técnicas de la conocida acupuntura.  La técnica de masaje a aprender aprovecha el mismo caudal de conocimiento de la acupuntura, aplicándose sobre los mismos puntos, siendo la diferencia que en la acupuntura se utilizan agujas y presión en los masajes.

Tiene una duración de un año, y allí estaré siendo paciente de la acupuntura, por un lado, y estudiante, por el otro.  Mi objetivo es la salud, aprender e investigar, en medio de esta nueva onda que me dicta el timón del acúfeno que afecta.