Ayer, mi amigos, fui donde la terapeuta y me aplique mis masajes Ceragem, técnica de basamento oriental de la que he estado hablando en los últimos días.  A decir verdad, llevo tres sesiones y es muy prematuro hablar de resultados.  Naturalmente, mi preocupación es el acúfeno, pero no todo lo que uno se aplique no estará orientado específicamente a liquidar el acúfeno de un sopetón; lógicamente, si consiguiéramos algo que lo liquidase de un sopetón, no estaríamos dando tantos rodeos ni escribiendo tantos reportes experimentales o gamelotes.

Como dije, se trata de lograr un estado de salud general, si es posible tal que el único problemilla que nos aqueje sea el acúfeno.  De forma que se comprenda que el acúfeno no tenga una causalidad más allá de algunas células ciliadas estropeadas o o de un caracol o cóclea averiado.  Me refiero a otros probables orígenes, como en la nariz, la dieta y sus alergógenos, los grasos en la sangre y su incidencia en la pequeña vena que irriga al oído, presión de nervios en la espalda, ambiente con ruidos fuertes, cigarrillos, alcohol, estrés y tantas otras presunciones.

Como si la idea fuera la que proclama la medicina holista:  un cuerpo sano se cura solo.

Así, recurrir a diferentes terapias con tal objetivo es de lo más válido, incluyendo a las llamadas terapias sutiles, como la aromaterapia, flores de Bach (me ha ayudado un montón), meditación, Reiki, sanación pránica, homeopatía, que buscan armonizar las energías, crear un marco saludablemente equilibrado en el organismo y precipitar de modo natural la sanación.

Constituya una terapia sutil o densa (terapias que “Buscan la prevención y tratamiento de trastornos orgánicos y funcionales del organismo”), específicamente biomecánica,* como el masaje y la quiropraxia, mi terapia Ceragem tendrá un efecto sin duda armonizador, periférico, no tan central como para aspirar a eliminar el tinnitus de una, pero sí coadyuvante a la salud generalizada, eliminadora de probables causas de acúfeno con localización física.

En la tarde, después del consultorio, me fui a la calle y rodé como hasta las siete de la noche por la ciudad, disfrutando del enmascaramiento de mi ruido mientras conducía.  Hacia la hora pico de ayer, Caracas se transformó en un despelote a causa de un apagón eléctrico, paralizándose el metro y quedándose sin luz Montalbán, un sector que pude verificar in situ.  Y yo andaba por allí, ayudando a los pobres mortales a llegar a su casa después de salir de sus trabajos.

Me acosté algo más temprano de lo corriente (11:30 PM) y tuve un buen sueño.

 

Notas:

*  Véase el ilustrador artículo “Medicina holística” [en línea].  En drazamiralopez.com. – [Pantalla final]. – [S.F.]. – http://www.drazamiralopez.com/index.php?option=com_content&view=article&id=83&Itemid=40. – [Consulta: 25 ago 2011]