Como les dije, ayer empecé un nuevo ciclo del tratamiento que llevo con la homeópata.  Es decir, seré vegetariano durante tres meses.

Ello implica que al conjunto de medicamentos que ya tomo, aconsejados por la literatura, a motu proprio, sumo ahora los indicados por la dieta.  En resumen, estos son: 

  • FO-41 Drenaje linfático:  para la estimular la circulación linfática, catarros, bronquios, tracto urinario, funciones hepáticas, metabolismo, rinitis, etc.
  • FO-71 Oídos:  dolores de oído, afecciones que migran de un oído a otro, otitis media, inflamación, ruidos en el oído, otorrea, flujo espeso.
  • Colloidal minerals:  77 minerales extraídos de plantas.
  • Herbalife, bebida nutricional:  proveedor de proteínas, carbohidratos, 12 vitaminas, minerales, antioxidantes.  La bebida está hecha a base de la proteína natural de soya.

La dieta en sí, su mecánica, es la que sigue, colocándola aquí con el propósito de compartir y, como dije, ayudar si es posible (entre paréntesis, colocaré lo que ya tomo, coordinándolo con lo nuevo):

Desayuno, 8:30 AM (no tomar ni comer nada media hora antes de las comidas, sólo dos horas después de ellas (jugos o yogurt).  Las comidas deben separarse cinco horas entre sí, mínimo.  No mezclar frutas o jugos con los vegetales de las comidas, comer despacio, masticar bastante.  Si se pasa la hora de la comida o no hay tranquilidad, no comer.  Ni comer ni tomar alimentos ni muy fríos ni muy calientes.  Las infusiones se preparan en ollas de acero, de cristal o de porcelana, y la hierba se añade durante 20 minutos al final, en el reposo del agua hervida): 

  • Higiene intestinal:  semillas de linaza con 3 ciruelas pasas, previamente remojadas en 1 taza de agua durante la noche.  Tomar el líquido y comer las ciruelas, junto con las semillas.
  • Con la higiene anterior, tomar 30 gotas de Colloidal Minerals.
  • (Rutina de mis ejercicios faciales y respiración yogui.  Masajes al borde del occipital, punticuntura)
  • Masaje vitalizador:  con un cepillo de cabo largo se masajea la piel desde el cuello, pasando por el tronco, cubriendo las extremidades, hasta la planta del pie.  Luego regresar, pero con masajes, hasta el cuello.  Objetivo:  eliminar células muertas del cuerpo y activar la circulación.  3 ó 4 minutos.
  • Ducha caliente durante 3 minutos y luego ducha fría, medio minuto.
  • 15 gotas de FO-71 Oídos, media hora antes del desayuno
  • Desayuno vegetariano (aprovecho a tomar lo que ya tomo, el zinc):  8:30 AM
  • Inmediatamente después del desayuno tomar el Herbalife (y el Septilin)
  • A la hora, tomar el FO-41 Drenaje linfático, 15 gotas.
  • (Tomar Cardo lechozo, magnesio, Ginkgo Biloba, flores de Bach, aceite de hígado de bacalao)

Almuerzo, 1:30 PM:

  • Media hora antes del almuerzo, tomar el FO-71 Oídos
  • Almuerzo vegetariano
  • Inmediatamente, el Herbalife ( y el Septilin)
  • A la hora, el FO-41 Drenaje linfático.

Cena (tres horas antes de dormir, 8:30 a 9:00 PM)

  • Media hora antes de la cena, tomar el FO-71 Oídos
  • Cena vegetariana
  • Inmediatamente, el Herbalife ( y el Septilin)
  • A la hora, el FO-41 Drenaje linfático.

Noche:

  • Enema:  1 ½ litro de agua hervida con 3 sobres de manzanilla, adoptando tres posiciones (cuadrúpeda de rodillas y de ambos laterales) de 2 minutos cada una, mientras se aspira y expira profundamente.
  • Baño de tronco:  meterse en una ponchera de agua fría hasta la cintura, brazos y piernas fuera del contacto con el agua.  Frotarse el vientre del ombligo hacia abajo con un paño.  20 minutos.
  • Baño de pies caliente con hojas de ruda (Ruta graveolens)
  • Tomar Oligo-neuro antes de dormir, una cucharada.

Todo esto en procura de salud, que, como se comprenderá, no está demás.  Pero, principalmente, todo esto con la esperanza de coadyuvar a erradicar el acúfeno.  La homeópata calculó que luego de la dieta vegetariana y los medicamentos mi acúfeno debería empezar a ceder, tal vez en unos tres meses.  Tal es la esperanza.  En cualquier caso, cediera o no, acojo el tratamiento como una vía de procurarle salud y limpieza del organismo.  Como dice el dicho, “No hay mal que por bien no venga”:   en la busca de cura para mi acúfeno, doto a mi cuerpo de salud en general.

Según las instrucciones, habrá crisis curativas, mismas que no tendrían que perturbar la continuidad del tratamiento.

A continuación, una imagen del nuevo arsenal (la cosa se complica ¿eh?):

100_0441