Desenlace feliz ante ataque de hongos nigricans y albanicans en oído

Comentarios desactivados en Desenlace feliz ante ataque de hongos nigricans y albanicans en oído

Escribo dando continuidad a la entrada “Se me empozó agua en el oído, subió el acúfeno”.

Allí les narraba que se me había empozado agua en el oído derecho, que se me había potenciado a diez el ruido y que tenía dolor y, finalmente, me aterraba quedarme así para siempre.

Debo contar el final de esa historia, afortunadamente feliz.

Fui al médico en la tarde, después de escribir ese post aterrador para mí.

Mi otorrino fue certero.  Le eché el cuento y, de inmediato, introdujo su lupa en mi oído derecho primero.

─¡Tienes dos hongos! ─exclamó como con gran satisfacción profesional─:  ¡El nigricans y el albanicans!

Embotado en mi ignorancia sobre lo que acababa de oír, yo le pregunté si era algo grave, si no impediría que bajase mi ruido, lo cual constituía mi gran pesadilla.

─¡Nada de eso, Camero! ─me alivió al tiempo que empezaba a revisarme el otro oído─ .  Ya lo trataremos.

Mi otro oído salió ileso.

Conversamos un rato.  Concluimos que la fuente de contagio fue el balneario de las aguas termales “Las Trincheras”, adonde viajo mensualmente.  Opinó que eran unas maravillas de aguas medicinales, pero hoy muy hacinadas y visitadas por gentes muy enfermas.  Me recomendó bañarme en adelante con tapones en los oídos, cosa que he seguido al pie de la letra en mis sucesivos viajes.

Me limpió mi oído chillón, bombeándole agua y algunos químicos, además de aire, y el bendito ruido bajó en el acto.  ¡De diez a uno!  Es decir, volvió a nivel manejable que tenía antes de la infección.

Salí de ese consultorio exultante.  Me dije que, de no subir más el nivel de ruido que tenía, podía así vivir toda la vida.  Había descubierto que hay cosas peores y que mi lesión de acúfeno era una payasada comparado con otras.

Melatonina y acúfeno: nuevo suplemento dietético

4 comentarios

Leo “El sueño y los acúfenos mejoraron en la mayoría de pacientes con grados peores de sueño al comienzo del estudio” y “La melatonina se asocia con una disminución estadísticamente significativa en la intensidad de los acúfenos y una mejora en la calidad del sueño en pacientes tinnitus crónico”, y me animo a comprarla en forma de suplemento de la alimentación.

Como se describe en Wikipedia, parece una maravilla.  El humano disminuye en producirla a los treinta años, se genera cerebralmente (también en el hígado y otros varios órganos) en relación con la oscuridad, es una neurohormona, es inmunodepresora, antioxidante (antivejez), regulador del ciclo menstrual en la mujer, mejora el sueño, ayuda contra las cefaleas y la migrañas, su déficit va acompañado de insomnio y depresión, entre otras muchas ventajas. Mejora el sueño.

La hago parte de mis suplementos a partir de hoy.  Las razones:  supero los treinta años y soy un paciente con acúfeno que busca cura.

Se me empozó agua en un oído, subió el acúfeno

1 comentario

Rato sin escribir en el diario, que a todas estas, si uno no escribe con frecuencia, deja de ser un diario.  En realidad no lo había hecho por confianza y sentimiento de mejora, como les he venido diciendo.

Me adecué al nivel de mi acúfeno, lo hice manejable y decidí que podía seguir mi vida con tal ruido.  Acupuntura, medicamentos, limpiezas orgánicas, todos fueron legados de aprendizaje de la enfermedad.

Cómo hábito me quedó el hacerme acupuntura y regularmente tomar suplementos alimenticios y vitaminas, para apoyar, si no su eliminación, la atenuación del acúfeno.

En verdad he estado bien, al grado que he empezado una rutina normal de vida, como si no tuviera acúfeno.  He vuelto a escribir y a cumplir horarios.

Pero…

He aquí el “pero”, que hace parecer que yo tome como paño de lágrimas estas escrituras en la página:  me cayó agua en el oído derecho y se me ha potenciado por diez el acúfeno que solía tener, además de dolor.  Ahora mismo casi no escucho por ese lado, y el oído suena a más no poder.  Fuerte.

Estoy pensando acudir hoy en la tarde a mi viejo y primer otorrino, el que me atendió de primero cuando enfermé de otitis.  Cosa que adelanta mis planes porque yo lo quería visitar, pero sólo con mi acúfeno corriente, el llevadero, para pedirle que me tome como un paciento con acúfeno e hiciera lo que tuviera que hacer en tales casos.  Hasta cuando lo visité, el fue mi médico para la otitis, de la que se me heredó el acúfeno el año pasado.

Ayer me balanceé un rato de cabeza y me salio agua del oído.  Hubo un alivio inmediato; bajó el ruido, me sentí mejor.  Previamente el ruido era intolerable y por momentos me invadieron los pensamientos terribles concernientes al terror de quedar así para siempre.

Hoy que amanezco mejor, a la hora de haberme levantado de la cama, volvió el ruido, y algo de dolor.  Me apliqué unas gotas de OTAN y espero efecto.  De lo contrario, acudiré en la tarde al otorrino.  Leo que esas gotitas pueden aplacar mi dolor, bajar una eventual inflamación y a ayudar a extraer cualquier suciedad.  Porque puede ocurrir que tenga, además del agua que me salió, un tapón de cerumen.  Siento una obstrucción en el oído.

Veremos.

Como se comprende, en una persona con acúfeno, una molestia como está que potencia el ruido dispara los niveles de terror, dado que uno se puede imaginar que el ruido se quedará en el nivel alcanzado sin luego bajar.  Tal es mi pesadilla, que el médico me diga:  “No comprendo, no tienes nada en el oído”.

Buscando paz, salud: explorando el Chi kung (Qi Gong)

3 comentarios

Como dije, retomando mis actividades, la vida.

He ido ya a dos sesiones de acupuntura y estoy por apuntarme en unas prácticas de chi kung en la escuela Nei-Jing los días martes, semanalmente.  En esta escuela es donde me aplico acupuntura, y aprovecharía el día de la sesión para practicar el chi kung (bueno, presumo que lo dan allí porque me dijeron, ando en averiguaciones).

Leo que la medicina oriental busca el equilibrio integral , es decir, relacionar al ser vivo con su entorno, con sus elementos y otros seres vivos; y para favorecer tal equilibrio echa mano de técnicas como la acupuntura, digitopuntura, moxibustión, masaje, tai chi, chi kung, dietoterapia, balneoterapia y fitoterapia, la más importante…  En el espíritu de la medicina oriental, se busca la prevención, diferenciándose opuestamente al ejercicio de la medicina occidental, que es curativa.

Investigué sobre el chi kung como alternativa para ejercitarme y procurarle salud a mi cuerpo y me llamó bastante la atención, al grado que podría proponérmelo como sustituyo del yoga.  Se práctica una vez a la semana, a diferencia del yoga, que me exige tres sesiones, tiempo del que no dispongo.

“Chi kung” significa manejo del aíre, o sea, es una técnica de ejercitamiento y relajación que se basa en el manejo de la respiración.  Trabaja los tres aspectos básicos del organismo:  cuerpo, mente (corazón) y respiración.

Para mis posibilidades y naturaleza, persona con poco tiempo libre y poco dado al ejercicio físico fuerte o frecuente, el chi kung se hace atractivo en extremo.  Estaré hablando de ello a futuro.

¿Las razones?  Claras: busco salud, depurar mi organismo de cara al porvenir (la vejez inminente, amigos:  quiero tener salud para escribir hasta viejo viejito, si es posible), limpiarlo de cualquier condición que pueda anclar daño a mi organismo, especialmente que pueda anclar el señor acúfeno que me aqueja.

Como manda el blog este donde escribo:  en busca de la felicidad, la vieja condición, en busca del silencio perdido.

Feliz año 2012, aunque sigan sonando las campanas

3 comentarios

He vuelto, después de un rato.  Feliz año 2012 para todos.

Me pasé el diciembre lo más liberal posible.  Comí, bebí, aflojé bastante los criterios del cuido médico y estético, como todo el mundo.  Humano como todo el mundo, parte de la corriente; y si el viento arrecia…, se mueve más rápido el agua.

Pero enero.  Llegamos a enero.  Y, para no variar, como casi todos mis conocidos afectados, continúo con el acúfeno.  Pero es una declaración, no un lamento.  Pura certificación.

Hice mi vida decembrina lo más feliz posible.  Viajé e hice de ermitaño, para equilibrar los extremos.

Descubrí que, fuera de los cuidos extremos que llevaba el año pasado, no necesariamente se te sube el volumen del acúfeno; quiero decir, en medio del mes de diciembre, cuando se aflojan los controles.

Hoy he vuelto a la rutina:  escribir, leer, soñar, trabajar.  He vuelto a los controles:  el régimen en general, el cuido, la dieta, la acupuntura, el ejercicio.  En la busca del silencio perdido, entre otras maravillas, porque el acúfeno continúa igual, cual eterna campana.

Acúfeno navideño

Comentarios desactivados en Acúfeno navideño

Rato sin escribir.  Ando en los días navideños bastante informal, digamos, lo cual nos faculta para ser algo más inconstante de lo corriente.

Me la he pasado en la calle como el mirón de los mirones.  Viendo, pues, la ciudad, el hormigueo de la gente loca que no encuentra a quien gastarle su dinero.  Ruedan pinos a granel en la ciudad, ropas, zapatos y cualquier palito o pitido que suene a diciembre.

Los vehículos se la pasan abarrotados.  Los delincuentes son ya pintorescos en la avenida Baralt con su estampida después de arrebatar un botín a un menso desprevenido.  Y en las noches, los borrachitos terminan de colorear la orgía.

La ciudad, en fin, es un festín de gastos, y en algunos tramos una suerte de burdel con las puertas y ventanas abiertas.  Caracas es una fiesta, remedando al Paris es una fiesta, de Hemingway. 

En ese contexto, he salido a traer y llevar prójimos en mi vehículo, aprovechándome también de una tajada de la torta loca de la ciudad.

Me he ido para arriba y para abajo, por supuesto, con mi acúfeno, pero casi sin sentirlo.  El estar ocupado, en las mañanas leyendo y escribiendo algo en estos días, y en las tardes y noches manejando o caminando por las calles de la ciudad, no me ha dado chance de revestirlo de la importancia siniestra que de suyo le damos los afectados por semejante maldición sonora.

Últimamente he estado mejor que muchos otros momentos y no sabría decir si por unos baños de agua caliente con aceites esenciales (árbol del té, romero, limón y jengibre) que he tomado para fortalecer mi sistema inmunológico o por el calor solamente del baño del baño en sí, hecho a diario.

Terminé recientemente mi dieta vegetariana y ya puedo variar mi alimentación, pero digo que me cuesta:  me quedé anclado comiendo mayoritariamente vegetariano, aunque ya he disfrutado de algunos pescados.  Tengo “permiso” de mi homeópata para comer pollo semanalmente y carne una vez al mes, y pescado el que quiera.

Este caso de acúfeno seguirá informando.

Alimentación: soya y diabetes

2 comentarios

¡Hola, llegó el mes final de año y nosotros con nuestro acúfeno!  ¡Qué remedio!  Sólo esperemos que se mantenga en niveles tolerables o bien desaparezca como regalo del muriente ciclo solar de la tierra.

Terminé mi tratamiento con la homeópata y tengo ahora la libertad de no ser estrictamente vegetariano, como fue el régimen alimenticio que recién cumplí.  Podré comer carnes, dosificadas en el tiempo, porque, al decir de la homeópata, por mi tipo de sangre soy persona que debo alimentarme vegetarianamente.

Pero, como les dije una ocasión anterior, yo le platiqué que no estaba dispuesto a ser vegetariano en puro dado que no estaba de acuerdo en la vida con ningún tipo de situaciones extremas.  Le dije que reconocía las virtudes del comer vegetariano, pero le resalté sus carencias y le propuse un comer más integral.  Si fuese una dieta perfecta, o lo más cercano a la perfección, no se tendría la necesidad de estar tomando suplementos vitamínicos o proteicos.

Le conté el caso de un amigo que murió de diabetes rondando apenas los cuarenta, hombre vegetariano desde siempre que lo conozco, unos veinte años por ahí.  Le pedí su opinión al respecto, que me aclarara cómo era posible que un hombre que se cuidaba tanto en su alimentación muriera de manera tan acelerada.  Se hacía diálisis dos veces a la semana en el final de sus días.

Le comenté que comía, principalmente, soya, y que este alimento era un potente inhibidor de la tripsina (una enzima que genera el páncreas), hecho que, según una literatura de alerta que circula en el ambiente de los informados, puede repercutir positivamente en la aparición de la diabetes.

La doctora me dijo que muy probablemente el señor amigo mío tuviera un historial familiar de predisposición, reconociendo lo de la diabetes y la soya con mucha probabilidad; y terminó recomendando la soya pero no de modo natural, sino pasteurizada.  A la final accedió a darme un régimen de alimentación lo más combinado posible entre una actitud vegetariana y una disposición a comer carnes rojas controladamente.

En general he estado bien.  El acúfeno suena, pero no me importa mucho en tanto no lo concienzo como un obstáculo para escribir y leer, que es lo me importa.  He pasado mis días últimos leyendo, escribiendo en el computador, mirando películas y saliendo a dar una vuelta por la ciudad en el carro.  He visto unas muy buenas películas de Liam Neeson, que luego les comento.

Older Entries