Ayer visité la homeópata.  Me mando un régimen vegetariano y una limpieza de colon.  Saludables cosas estas, por unos tres meses.  Así que me apresto a continuar depurando mi organismo.

En esta misma onda holística, de la interrelación del todo con las partes y de sanación de las partes atendiendo el todo, leí por ahí una interesante información en relación a los órganos eliminadores del cuerpo, a saber, riñones, hígado, colon.  Naturalmente, limpiándolos y poniéndolos a trabajar 100% en sus funciones, cualquier organismo mejora y disfruta de mayor salud; pero la nota interesante fue la que leí en relación a que son depositarios (cuando no están 100% aptos o limpios) de desechos tóxicos en algunos órganos del cuerpo, justamente como los oídos.  Presuntamente, el hígado puede realizar depósitos ototóxicos y contribuir al aumento o nacimiento de un acúfeno.  Parecida aseveración podría hacerse respecto de los demás.

De forma que me alegro con las disposiciones de la doctora y me dispongo, en el plazo de una semana o dos, cumplir sus indicaciones.  Limpiaré mi colón, el resto de mis órganos.  Ya hace poco salí de la dieta de los zumos, adelantando y limpiando en algo tanto el colon como los riñones, los pulmones y el hígado.  Por lo demás, no me aterra ningún régimen alimentario.  He aprendido:  si es para salud, bienvenido.  ¿No ando en eso, pues?

Seré, en fin, vegetariano en breve, y pasaré una semana ejecutando una serie de cuidados para limpiar el colon, como aplicación de enemas y realizando algunos ejercicios depuradores.

En lo que se refiera a mi rutina, fue tan sólo eso:  rutina.  Ayer me levanté un poco más temprano (7:30), y el yoga, con instructor suplente, me resultó poderoso, agotador.  Me acosté a las 2:00 PM, y reconozco que me he descuidado en este hábito.  Aunque me acosté tarde, dormí satisfactoriamente, después de luchar un rato con los chillidos en los oídos para que me dejaran conciliar con el dios Morfeo.

Ayer reflexioné que, después de la dieta de los zumos, cuando consumí muchas verduras y frutas, he descuidado este aspecto, no ingiriendo las frutas y las ensaladas verdes que debiera.  Trataré de reparar.