Cierto malestar me aqueja hoy.  Abatimiento del cuerpo, como cuando te dará fiebre.  Estoy escribiendo, algo somnoliento.  Atiendo mis páginas, arreglo un artículo…   He estado oyendo bastante últimamente música llanera y recomendándole a mi papá una canción muy bella para que la interprete.  Mejor dicho, he estado pensando en métrica, en coplas, en escribir algo por el estilo (estilo llanero) para enviárselo a mi viejo, de forma que interprete algo original con su cuatro y alma cantores.

Hay unas coplas llaneras que son muy bellas.  Torrealba es un poeta de esos, inspirado en nuestro llano, con composiciones magníficas.  Tiene todo el reconocimiento en ése ámbito en el país.  Hablando de una palma llanera, que no se mueve, dice “parece que para el mundo” con su altivez (Florentino y el Diablo).

Tengo el carro disponible para trabajarlo hoy y por varios días.  Pero con el ánimo decaído como lo tengo, como que pararé a descansar.

Recién como estoy del viaje a la Gran Sabana (el vehículo también necesita descansar), no hay ánimo todavía para retomar mi rutina de lectura y escritura.

Me bañé mucho por allá, tome cantidades grandes de fotos… Disfruté el viaje.  Pero, es claro, deja esto, gran cansancio y un mal resfriado, al parecer…  18 horas de viaje continuas es algo duro, ¿no?

Pasaré el día en casa.

[Dejo pendiente subir las fotos del viaje a este post]